Hablar de daños económicos en tiempos de pandemia es dimensionar que un país como México habrá contraído su PIB un 30% para finales de este año si no es que más, de acuerdo a estimaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Está claro que ciertas industrias verán golpeadas sus finanzas más que otras, sobre todo si no son consideradas esenciales. Pero si a una situación donde no se puede trabajar de manera regular se le suma un evento de incendio en sus bodegas, almacenes o plantas productivas, en definitiva, estaríamos hablando de la catástrofe o la ruina para alguna empresa.

Datos publicados en medios nacionales estimaron que, durante la Jornada Nacional de Sana Distancia decretada por el Gobierno Federal, ocurrieron más de 55 incendios de los que 42% afectaron al sector industrial y donde las bodegas de mercancías (31%), los negocios como madererías, herrerías, llanteras y talleres (25%), y las fábricas (15%) fueron los más afectados.

Sin entrar en más detalles sobre el recuento de los daños que la pandemia ha traído para el sector industrial, los empresarios saben que, de poder controlar nuevas afectaciones, deben hacerlo. No prever un sistema adecuado contra incendio o no darle mantenimiento y monitoreo adecuado es igual que dejar a la suerte los empleos de sus trabajadores, la seguridad y salud de los mismos y –casi- condenar a la quiebra a su negocio y perder su patrimonio.

En Franco Servicios sabemos que los industriales no pueden seguir perdiendo dinero ni arriesgando los negocios que tantos años les ha costado levantar, por eso, nos comprometemos con la seguridad de las bodegas, almacenes, fábricas, maquiladoras y demás giros industriales, al proveerles servicios certificados en la instalación de equipos extintores y en el monitoreo y mantenimiento de los mismos.

Nuestros equipos y el servicio de mantenimiento están certificados como lo indica la Norma Oficial Mexicana NOM-154-SCFI-2005 y la Secretaria del Trabajo. Las pérdidas potenciales, no solo materiales sino de vidas humanas, que pueden llegar a ocurrir si un siniestro ocurre y los equipos extintores no han recibido mantenimiento respecto al sifón, la calidad y condición del polvo extintor, el estado del cilindro, la presión de nitrógeno, entre otros factores mecánicos, pueden ser devastadoras.

La asesoría de Franco Servicios en su negocio le ayudará a evaluar la vida útil de los extintores que posee, o a saber cuál es el indicado de acuerdo al giro de su negocio, la mercancía que produce o almacena, y las dimensiones del espacio. Un equipo extintor deberá recibir mantenimiento cada 12 meses, y ser reemplazado, aunque no haya sido utilizado nunca, al cabo de 10 años.

En nuestros recorridos por las industrias y pequeñas empresas es común encontrarnos con empleados y dueños de empresas que no han recibido la capacitación adecuada para el manejo de extintores en su negocio, que no saben la edad del polvo que contienen sus cilindros; por lo que podrían estar húmedos o apelmazados, que conservan cilindros oxidados creyendo que aún sirven, y que no saben si su equipo extintor ha pasado las pruebas hidrostáticas que garanticen su eficacia en caso de ser requerido para apagar un conato de incendio. Su vida, la vida de sus empleados, su patrimonio y la mercancía que es la razón de ser de su negocio son valiosas. Acérquese a Franco Servicios para saber cómo protegerlas contra incendios, para recibir capacitación sobre el uso de extintores, para evaluar equipos que tenga, o para adquirir los equipos de mayor calidad en Ensenada.

Autor: LCC Cecilia M. García