Al llegar la primavera y los primeros calores, también hacen su aparición las pulgas y garrapatas, por lo que es necesario tomar ciertas medidas precautorias para evitar la propagación de estas plagas y proteger tanto a nuestras mascotas como a nuestra familia.

Las pulgas y garrapatas son parásitos externos muy comunes en perros y gatos. Estos parásitos se suben a nuestras mascotas o incluso se pueden adherir en nuestra ropa a medida que pasamos entre arbustos, plantas o pasto. Una vez que están en el “hospedero” lo primero que harán será alimentarse y es en ese preciso momento en el que existe el mayor riesgo de transmisión de enfermedades para nuestra mascota o nosotros mismos.

GARRAPATAS, EL INQUILINO INCOMODO

Una vez fijas a la piel, las garrapatas se desplazan hasta lugares calientes y húmedos del cuerpo, como las axilas, la ingle y las orejas. Al llegar, normalmente se adhieren con fuerza a la piel y comienzan a chupar sangre. Es importante mencionar que la saliva de la garrapata contiene muchas enzimas y proteínas con propiedades anestésicas y anticoagulantes, lo que hace que el “hospedero” ni se entere que está siendo picado. La garrapata es responsable del contagio de enfermedades como la Ehrlichia canis, Anaplasma, Babesia y en humanos principalmente Enfermedad de Lyme y Rickettsiosis.

Si has descubierto pulgas o garrapatas en el interior de tu casa, lo más probable es que estén presentes en tu perro, gato u otro animal doméstico; para controlar el crecimiento de la plaga lleva a cabo las siguientes recomendaciones:

  • Baña a tus mascotas con champú especial diseñado para matar las pulgas y garrapatas o acude con tu veterinario para que lo haga.
  • Lava todo lo relacionado con la cama de tu mascota. Aspira tapetes y sillones de tu casa frecuentemente.
  • Contrata los servicios de un proveedor experto en control de plagas y asegúrate de que los productos utilizados no sean tóxicos para tus mascotas, pon especial atención en los gatos.
  • Aspira, desempolva y limpia toda la casa dentro de las primeras 48 a 72 horas posteriores a la fumigación de tu casa, de esta forma eliminas las pulgas y garrapatas muertas, y sus huevos. En casos severos de infestación se aconseja repetir la aplicación en dos semanas.

Una vez controlada la plaga debemos tener un plan para evitar una re infestación.

Protege a tus mascotas utilizando collares, ampolletas, tratamientos para la piel o baños medicados que maten a los nuevos parásitos que se adhieren a ellas durante los paseos o contacto con otros animales. Conversa con tu veterinario sobre el mejor producto para tu mascota.

Vigila las salidas de tu mascota. Debido a que las mascotas son el principal vehículo mediante el cual las garrapatas y pulgas entran a tu casa, es mejor revisarlas cuando entran y salen. Acicálalas después de que hayan estado fuera. No dejes que el pasto y la hierba crezcan demasiado.

Siguiendo de manera periódica estos consejos te aseguramos un mayor control de plagas e higiene en tu hogar.

Tu hogar libre de plagas

Aprovecha nuestros descuentos.
Agradecemos al Dr. Peña Jasso, por su participación con este artículo

MVZ. Antonio F. Peña Jasso.
Hospital Veterinario Peña Jasso.